La inocencia de las palabras, cuando van dirigidas desde la ausencia de empatía, acaban apagando la luz de las personas

Nuestro mundo interno cambia a cada instante.

A cada minuto que vivo se va transformando aquella idea que había construido para poder ser. Despojándome de las máscaras que ocultaron mi esencia. Rompiendo los barrotes que cree en mi jaula de cristal, pues no hay peor monstruo, ni la mayor de las batallas que la que uno mismo se crea, para no seguir fiel a su corazón. Aprender a poner los límites es algo que siempre me costó, maldita creencia de la aceptación, dejar pasar y dar todo, para que los demás me acojan en su círculo social. Hace años que dejé las energías del interés y de la manipulación, por ello miro la vista atrás y veo un recorrido en el que me despojé de todo aquello que impedía descubrirme. Estamos viviendo una conjunción planetaria en la que todo pasado se revive en el presente. Todas las heridas, todos los baches deben ser finalizados, pero sintiendo cuál es el camino que quieres vivir. Nunca dejes de buscar la verdad en tus creencias, el precipicio de tus límites y el amor en cada poro de tu piel, pues en el otro lado habita el Ser que viniste a ser. Gracias a todos y cada uno por abriros a confiar en los ojos del alma, en el mimo de la vida, en el destello de vuestra esencia.

El viaje acaba de empezar.

Que tengas un bonito día.

 

Jessica 💜

·El Lenguaje del Alma·

 

 

Safe Creative #1809050311444