La sinceridad tiene su parte de rendición

Antes de hacer daño sé honesto contigo.

Debemos rendirnos a nuestra sinceridad, ser totalmente honestos con nosotros mismos para no dañar, ni dañarnos. En estos tiempos que vivimos, hay situaciones que comienzan a ser recurrentes, parejas que aparentan estar en el mismo barco, pero cada integrante, quiere llevar un rumbo diferente. Coger el timón y las riendas de uno mismo no es sencillo, es una lección que vinimos a aprender, pero cuando estamos en pareja, en el camino de disfrutar juntos en un mismo sentir, se complica aún más, dependiendo de lo honestos que seamos. Cada vez veo a más parejas que no son sinceras al cien por cien y es que no pueden serlo, porque no se rinden a su verdad.

Dicen ir con el corazón en la mano y querer construir un presente donde la coherencia habite su sentir, pero nada más lejos de la realidad, pues tan solo se ocultan bajo el ego de la apariencia de la sociedad. No sirve de nada predicar si no te rindes a tu verdad, si no sueltas aquello que sabes que no puede continuar en el mismo sendero, pues lo que vibra en tu interior, difiere de lo que muestras a tu compañero, compañera de viaje.

Haz las paces con tu sentir, sé honesto con tu latir y ríndete a la verdad que quieres en tu presente.

Antes de hacer daño, sé sincero contigo, ríndete a tu verdad y así podrás sentir, pensar, actuar y amar en el latido que marca tu corazón, pero hasta entonces, no lastimes ni engañes a esos niños internos que intentan sobrevivir en la jungla que llamamos vida. Ámate hoy, escucha a tu Ser y ten el valor de dar el paso al frente para abrazar tu sinceridad, tu corazón te está esperando. Toma la brújula que marque el destino de tu realidad, de vuestra realidad. No temas, pues siempre podremos reencontrarnos en el camino.

Un abrazo de Luz.

 

Jessica  💜

· El lenguaje del alma ·

 

 

 

 

 

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

¿Crear una cuenta?