Los humanos somos seres heridos