Los reflejos del alma

 

Cuando no atendemos a nuestro cuerpo, no le escuchamos o no le prestamos atención este enferma.

Siempre nos sentimos cansados, agobiados y nunca vemos que emoción se esconde detrás de ese sentir, que no es más que nuestra alma manifestándose de la única forma que puede hacerlo, ya que la mente se encarga de adormecerla.

Mucha gente tiene problemas para poder descansar, desconectar de su vida y por ello son incapaces de conseguir conciliar el sueño. Porque en lo más profundo de su ser, el alma les grita, les inquieta, les dice que tienen que descansar, pero no más bien el cuerpo físico, sino el interior.

Darse paz y coherencia con su vida.

Saber separar las cosas que realmente nos llenan por dentro, de las obligaciones impuestas por nosotros mismos.

Dejando de creer que si no hacemos las cosas establecidas caeremos en el olvido de la sociedad.

Y es ahí donde tenemos que entrar, dejar de reflejarnos como víctimas y entrar en lo mas profundo de nuestro sentir, saber conectar con todo aquello que no te deja vivir, que no te hace feliz y que no te deja ser quien realmente eres.

Tenemos muchas ataduras, por amistades, por trabajos, por parejas y por la familia. Son grupos o clanes que realmente nos muestran nuestro lado mas oculto, aquel que no queremos ver o escuchar.

Cuando sientes a esos grupos o clanes, que no te prestan la atención que tu requieres, que por mas que gritas a los cuatro vientos que necesitas una mano y no la recibes, en ese preciso instante es donde realmente te están enseñando que en esta vida no se necesita que nadie te salve, porque solo puedes hacerlo tu mismo, tu misma.

No necesitamos culpar al otro por lo que nos pase, ni pretender salvar a nadie de sus problemas, tan solo necesitamos escucharnos, saber decidir en nuestro interior que es lo que realmente nos llena y que no.

Dejemos de ponernos mascaras para sentirnos rodeados de gente, ya que lo único que hacen es olvidarte mas de ti y crear una dependencia a no saber estar solo.

Las etapas en las que mas aprendemos en la vida, son aquellas que nos hemos sentido decepcionados por todos los que nos rodeaban, pero realmente es porque en esos momentos nos centramos en nosotros mismos. Sintiendo la soledad de la unidad, saber sacar ese amor propio que todos tenemos a nosotros mismos, desgarrarnos por dentro, llorar y maldecir todo aquello que no era lo esperado. Porque de ahí, es de donde siempre surge una llama, una salida, una ventana nueva a la esperanza de vivir, de querer luchar por ti mismo, por decir basta ya, este soy yo y aquí estoy para quien quiera y quien no me reciba con amor, no lo quiero en mi caminar.

Sintámonos libres de decir con quien queremos compartir nuestro camino y no caigamos más en las obligaciones impuestas, respetando nuestro sentir más profundo, escuchando desde nuestra soledad para poder amarnos libremente y ser así coherentes en nuestra experiencia de vida rompiendo las cadenas del corazón para dejar expresar las almas dormidas.


Safe Creative #1809050311444
Abrir chat
¿Tienes alguna pregunta?